Respuesta a: Actividad 3.2. Piensa en un niño o niña con TEA que conozcas y reflexiona

#1153
Maria
Participante

Actividad 3.2. Piensa en un niño o niña con TEA que conozcas y reflexiona
 ¿Cómo se puede modificar el ambiente para reducir la probabilidad de que ocurra la conducta desafiante?
El ambiente como tal se podría modificar “quitando” en el momento de la entrada a “todo el mundo”, cuando llegara a clase que “no hubiera nadie” porque siempre llega malhumorado, no celebrando ninguna actividad tipo Halloween, Navidad, salida…Pero esto no es posible.
El ambiente no es hostil para el alumno ni le genera desconcierto. Sí es verdad que los ambientes ruidosos le molestan y agobian un poco, que las grandes celebraciones en el cole (porque es un niño perteneciente a minorías étnicas que sí está acostumbrado a celebraciones familiares numerosas) le pueden “agobiar” y más que modificaciones en el ambiente lo que haría sería anticipar con claves visuales o con historias sociales las cosas que le alteran. Muchas de las conductas es un no querer hacer o querer hacer lo que quiero: escuchar vídeos de música latina y si no me dejan quiero ir a la clase de al lado que sí me dejan o en mi casa cuando me pongo muy cansino y voy a romper en crisis me dejan el móvil para esto….entre otras cosas.
No es tanto el ambiente como hacerlo predecible y quizás hacer pactos con él.
 ¿Qué se puede hacer para que la conducta desafiante pierda importancia?
Sus conductas no veo que puedan perder importancia porque son conductas que desembocan en muy inapropiadas o en crisis de agitación que pueden conllevar alterar el mobiliario del aula, dar alguna colleja a un compañero porque sí, intentar desahogar la frustración con su tutora (que soy yo)…No es tanto que pierda importancia porque no es cambiar el orden de una actividad, no es terminar o no terminar una actividad, es querer hacer lo que él quiere. Entonces creo que se podría tratar más bien de hacer pactos, de refuerzo social porque cuando está receptivo es un niño con sentido del humor, cariñoso, que se puede uno reír con él, que es capaz de ayudar a su igual…Pero no tiene ganas de hacer las tareas que se le encomiendan. Creo que puede pasar por hacer pactos con él para estas cosas y enseñar habilidades de comunicación para ver cuando el alumno necesita un descanso, cuando quiere rechazar algo pero de forma adecuada, cuando necesita ayuda…

 ¿Qué procedimientos puedo seleccionar que sean adecuados a las rutinas naturales y a la estructura de la clase o la familia?
Considero que en este caso los procedimientos que podríamos utilizar tanto en el ámbito familiar como en la estructura del aula y del centro, más del aula, pasan por enseñar habilidades comunicativas para que el alumno sea capaz de expresar lo que quiere pero de otra forma más funcional y adaptada a la vez que la enseñanza de los tratos o pactos para negociar las cosas que él quiere.
De forma paralela se podrían enseñar algunas habilidades sociales básicas y funcionales que le permitan poder estar en el grupo, aunque sea pequeño grupo, a través de la elaboración de historias sociales. El niño sobre el que centro mi caso es un niño que no tiene ningún sistema de comunicación, eso es un gran problema, no se ha implementado ninguno de forma rigurosa y sistematizada. Él sí comprende porque no tiene ningún problema a ese nivel pero no puede expresarse y eso también frustra mucho y de ahí vienen también muchos de los problemas que presenta. La intervención necesariamente también pasaría por la implementación de un sistema de comunicación, aunque tenga 14 años, pero que fuera de forma rigurosa y sistematizada.
 ¿Qué se puede hacer para ayudar a que el niño no responda al disparador o para cambiar el disparador de modo que no cause conductas desafiantes?
Yo creo que con los pactos o con las claves visuales el alumno podría bajar ese disparador y podría evitar la aparición de conductas altamente desafiantes.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies