Respuesta a: 2.3. Niño con problemas de conducta con el que trato

#1221

Gracias por tu aportación, aura. Este tipo de conductas son tremendamente difíciles de cambiar. Pasan por tener mucha estructuración ambiental y una formación familiar potente que ayude a los padres a tener al niño organizado y regulado para poder retirarle la mano de la boca y ofrecerle oportunidades de juego guiado. Cuando un niño tiene tendencia a chupar, lo único que realmente funciona es reducir progresivamente el tiempo que pasa chupando, realizando conductas incompatibles y procurando que no se lleve nada a la boca. Todo lo demás, incluido el mordedor que está de moda, es favorecer la conducta de chupar, porque la refuerza. Este tipo de conductas, si se refuerzan, siempre se agravan y se extienden. El objetivo que funciona es ponerse como meta limitar el tiempo dando alternativas de juego. Cuando son más mayores o tienen más control, se puede establecer algún tipo de contrato. Pero es costoso, eso es algo con lo que hemos de contar, y fluctuante en el tiempo.
En cualquier caso, una cosa a tener en cuenta siempre es no regañar y también pensar que puede tener sed o dolor.

Saludos!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad