Respuesta a: Actividad 3.1 Debate

#246075

AL reflexionar sobre cómo juego, me han venido a la mente unas cuantas situaciones en las que he cortado el juego sin comentar ni añadir algo más y así darle continuidad y significado al juego del alumno. En general, suele ser por el lugar y la situación en la que ha surgido ese juego, por ejemplo dentro de un aula y mientras transcurría una clase. En estos, casos me resulta complicado dirigir ese juego sin cortarlo, pero ahora me causa cierta inquietud pensar en ello.
Creo que el juego es uno de lo mayores mecanismos tanto de aprendizaje como de socialización ya que es una gran fuerte de placer y mediante ella los aprendizajes también son más placenteros y por lo tanto pueden tener más opción a ser desarrollados y aplicados después, por lo tanto, más allá de creer que los alumnos y alumnas con TEA no pueden jugar, creo que es primordial tener el juego presente y como herramienta indispensable al trabajador con ellos/as.
Creo que a veces, generamos situaciones de juego sin haber tenido en cuenta el juego que nuestros alumnos y alumnas estaban intentado tener y por lo tanto las situaciones propuestas no funcionan. Por lo que creo que debería tratar de llevar ese juego del momento “inadecuado” a otro en el que poder desarrollarlo y trabajar en él.

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Tu nombre y apellidos.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada Mailchimp.
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.