Respuesta a: Actividad 3.1

#3231
Sara Zapata
Participante

Buenos días.
Como ya os he comentado en otras ocasiones, en el aula TEA tenemos alumnos con o sin lenguaje. Los que no tienen lenguaje están empezando a usar el PECS y lo utilizan con bastante regularidad y de forma espontánea, el problema es que siempre piden las mismas cosas y abrir su repertorio de intereses es todo un reto.
De los otros alumnos, dos de ellos tienen un buen nivel de lenguaje y sus mayores problemas se centran en las habilidades sociales, saben cómo hacer amigos, participan en el proyecto de patio, conocen de memoria toda la teoría relativa a la amistad, los diálogos, la empatía… pero manifiestan claramente que a ellos lo que les gusta es estar solos y ante eso no sé qué responder.
El otro alumno tiene un lenguaje mucho más limitado, con muchas ecolalias y dificultades de comprensión. Su lenguaje espontáneo solo lo usa para hablar de su centro de interés y cuando hacemos diálogos o role-playing todo tiene que ser muy estructurado, con guiones para que pueda hacer preguntas al otro… ese tipo de actividades que aparecen en muchos libros y que en infinidad de cursos te proponen realizar con los alumnos, yo las llevo a la práctica, pero la verdad es que después de varios años aplicándolas no acabo de ver su funcionalidad. Los alumnos hacen lo que les decimos, preguntan lo que pone en las hojas y se van tristones sin ninguna implicación en eso que acaba de suceder, tampoco veo que después lo generalicen y sean capaces utilizarlo más allá del aula, y me pregunto qué estamos haciendo mal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad