Respuesta a: Actividad 1.2

#5238
MariaPH
Participante

ACTIVIDAD 1.2
En el caso que voy a exponer se recibe una llamada a un gabinete de atención temprana por parte de una familia que viene recomendada por el servicio de neuropedriatría con un informe de su hijo de 5 años y 2 meses en el que se determina que tiene TEA. En el primer contacto con la familia muestran su deseo de realizar pruebas más específicas y, en el caso de considerarlo necesario, comenzar un proceso de intervención complementaria para mejorar las habilidades adaptativas de su hijo.

Tras realizar un proceso de evaluación previa donde se exploran las habilidades del niño en diferentes áreas del desarrolla se observa lo siguiente en lo relativo al Área de Comunicación y Lenguaje:

Capacidades comunicativo-lingüísticas:
El lenguaje receptivo del niño muestra que tiene una buena comprensión de vocabulario y expresiones simples relacionada con la vida cotidiana, cercana y concreta. Igualmente, es capaz de contestar algunas preguntas cuya respuesta es concreta sobre objetos que no están presentes. Sigue una o dos órdenes simples en situaciones conocidas y dentro de la rutina. Sus dificultades de comprensión son mayores cuando se presentan situaciones más desestructuradas, o bien, los mensajes aumentan de complejidad más allá de lo concreto e inmediato.

Por otro lado, en cuanto a su lenguaje expresivo muestra habla inteligible, aunque con errores articulatorios y fonológicos. Puntualmente es capaz de emitir frases sencillas con estructura y concordancia adecuada. No obstante, sus respuestas a preguntas son concretas, empleando a menudo una sola palabra. Cuando no conoce la respuesta suele repetir la pregunta (ecolalia inmediata), por lo que podemos derivar que no emplea estrategias para solicitar que le aclaren la pregunta que no comprende. Dentro de las interacciones dirigidas, emplea espontáneamente vocabulario básico, aunque generalmente no construye frases, sino que hace uso de palabras sueltas. No emplea el lenguaje para expresas sus intereses y experiencias personales. A menudo usa frases cortas repetitivas no relacionadas con la situación (ecolalias demoradas). Se apoya del gesto alcance cuando no sabe expresar verbalmente las respuestas, siempre que la respuesta permita este tipo de gestos. Sus dificultades se centran en el nivel pragmático de la comunicación: mantenimiento del contacto ocular, expresión facial y corporal, expresión emocional y de necesidades, comprensión de las emociones de los demás, intencionalidad comunicativa, respeto de turnos y del tema de conversación.

Una vez expresadas dichas características en el área de comunicación y lenguaje se plantean los siguientes objetivos para la intervención:

A)Aumentar su necesidad de comunicar y la funcionalidad de sus verbalizaciones
Algunos ejemplos de pautas que pueden favorecer el inicio y el desarrollo de la comunicación son:
-Colocar las cosas que más le gustan fuera de su alcance, pero a la vista y siempre en el mismo lugar para que nos tenga que pedir siempre lo que desee y que no pueda acceder por él mismo.
-Meter las cosas en botes transparentes que no puede abrir por sí mismo para que nos tenga que pedir ayuda.
-Hacer paradas programadas en sus rutinas habituales hasta que él haga una muestra para que continuemos.
-Crear absurdos en actividades.
-En las actividades de mesa tendremos nosotros las piezas que necesite para realizar cualquier actividad (encajables, puzles, etc.) de ese modo tendrá que pedirnos que se la demos.
-Usar objetos sencillos de cuerda o aire que él solo no pueda usar y nos tenga que entregar para hacerlo funcionar.
Para aumentar la necesidad por comunicar, además de implantar estas recomendaciones, será preciso dotarle de un sistema aumentativo o alternativa de la comunicación (SAAC) como se detalla a continuación.

B)Introducir apoyos a través del uso de Sistema Aumentativo y Alternativo de la Comunicación (SAAC) en el cual poder apoyar sus intentos comunicativos.
Dado que la modalidad lingüística preferente del niño es la oral, se tratará de introducir apoyos visuales que faciliten la evocación y consecuente evolución en su repertorio lingüístico.
Entre los beneficios que esto tiene para el niño destacamos: mayor comprensión de las situaciones, la posibilidad de anticipación, mayor estabilidad emocional (ya que comprende mejor lo que va a ocurrir), etc.
Estos apoyos visuales serán un vehículo para trabajar el desarrollo del lenguaje oral, adaptando este recurso a sus competencias en cada momento.

El uso de SAAC se empleará con un doble objetivo:
-Ampliar su vocabulario y paralelamente se trabajará la consolidación de frases cortas (dos palabras) que ya tiene adquiridas y a la vez que amplía su repertorio de vocabulario se introducirán nuevas frases cortas.
Cuando comience a producir nuevas palabras se hará el esfuerzo de sobreinterpretar sus emisiones. Así, cuando realice sonidos aproximados interpretaremos lo que quería decir y diremos la palabra correcta. Por ejemplo sea subir al tobogán grita “Ooooo” diremos “Tobogán ¡Qué divertido!”
Consolidar la imitación de palabras y frases y lograr su uso cada vez más espontáneo y funcional

El segundo objetivo respecta a la comprensión oral para lo cual el uso del apoyo visual será fundamental para que entienda lo que se le está pidiendo en cada momento.
-Trabajar la comprensión de ordenes sencillas (uno y dos elementos)
-Trabajar con claves visuales la comprensión (agenda, paneles de turnos, etc.)
-Iniciar la comprensión de preguntas de tipo “Q” sencillas. Se comenzará por la discriminación qué y quién. Progresivamente se irán introduciendo preguntas de tipo dónde.

C) Enseñar herramientas comunicativas adecuadas para las funciones de rechazo y petición de ayuda

Se ha observado que el niño actualmente cuando no quiere algo suele mostrarlo con enfados o rabietas de modo que uno de los objetivos tanto comunicativo como emocional será que el niño muestre asertivamente el rechazo. Para trabajar esto le ofreceremos cosas que sabemos de antemano que no suele querer con el fin de provocar que se dé la situación de rechazo. Se moldeará el gesto de retirar el objeto que quiere rechazar en lugar de que lo lance y simultáneamente se dirá “no”.
Así mismo, también se trabajará para lograr que pida ayuda cuando lo necesite y para ello nos apoyaremos en el gesto de señalar junto con vocalizaciones, por ejemplo “abrir” (si necesita ayuda para abrir alguna caja/botella/etc.), “más” (si quiere que le demos más galletas, etc.)

Para trabajar los objetivos propuestos se hará uso de las siguientes metodologías:
– Aprendizaje sin error
– Moldeamiento
– Encadenamiento hacia atrás
– Agendas visuales
– SAAC
– Esperas estructuradas

Así mismo, para favorecer que se dé el aprendizaje se generarán contextos estructurados y motivantes para el niño. Las situaciones educativas estarán específicamente pensadas para lograr los objetivos propuestos. El ambiente de trabajo será sencillo y se evitará la sobrecarga estimular en la sala de trabajo. Inicialmente la duración de las tareas y la complejidad de las mismas será escasa para evitar el rechazo y/o aburrimiento por parte del niño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad