Respuesta a: Actividad 1.2

#5249
Virginia Moreno
Participante

Para esta actividad he elegido a un alumno de 3 años, que se incorpora por primera vez en el centro. Tiene recientemente hecho un informe clínico, donde se le diagnostica el TEA. La familia tras enterarse de este diagnóstico lo llevan por primera vez a un gabinete y solicita la beca de NEAE. Este alumno no manifiesta lenguaje verbal, no mantiene la mirada, solo pronuncia el fonema m, tampoco interactúa con sus coetáneos y muy poco con los adultos. Es un alumno tranquilo y se le puede enseñar a través del moldeamiento. He averiguado que le encanta la máquina registradora.
Dado que lleva muy poco tiempo en el centro, mis objetivos serán:
-Establecer un vínculo afectivo con el niño.
– Trabajar la mirada y atención conjunta.
-Aprender a demandar, mediante el señalado a corto y larga distancia.
-Aumentar el vocabulario a partir del fonema m.
-Aprender e interiorizar la dinámica del aula.
-Aumentar sus intereses.
Para que aprenda la dinámica del aula nos apoyaremos en la agenda visual, hecha con pictogramas, donde se concretará las rutinas de cada día (ejemplo: asamblea, baño, desayuno, recreo, psicomotricidad y juego). Cada rutina será expresada verbalmente al niño, por ejemplo le diré asamblea y a la vez le moldearé para que señale dicho pictograma. Y luego lo guiaré a la asamblea, le enseño el pictograma sentado, que señalará con su dedo (como hemos citado anteriormente con el moldeamiento) y le expresaré en primera persona “me siento” y lo siento. Así sucesivamente con cada rutina.
En la mesa le pondré los pictogramas con las acciones que haremos poco a poco, como pintar, se lo expresaré (siempre en primera persona) y luego le moldeo la acción.
Como le encanta la caja registradora se la pongo en lo alto de un mueble, donde el alumno pueda verla y cuando sé que la quiere, le moldeo el señalado (a larga distancia) hacia la máquina. Se la bajo espero a que la mire y se la doy. Esta máquina la pondré en diferentes puntos para trabajar el señalado a corta y larga distancia y cuando aprenda a señalar lo que quiere demandar (que en este caso es la máquina registradora), empezaré a introducir otros objetos para que luego generalice este aprendizaje. Este aprendizaje lo aprenderá a base de repeticiones.
Aprovechando que le gusta la máquina registradora, trabajaré con ella la mirada y la atención conjunto. Apretaré primero un botón y hago el sonido m que le encanta y con ello capto su atención, luego lo moldeo para que lo haga él, y así sucesivamente. También con ello trabajo el turno y la imitación, ya que primero me toca a mí y luego al niño.
Poco a poco aumentaré sus intereses introduciendo otros juguetes, primeramente parecido a la máquina registradora y luego otros que no tengan nada que ver.
Para aumentar su vocabulario voy a aprovechar el fonema que manifiesta, la m. Y le pronunciaré el fonema con la vocal y luego palabras con la m, apoyadas con fotografías o pictogramas. Por ejemplo: m y a y luego mamá (y le enseño la foto de su madre). Si en algún momento lo repite le felicitaría para que el niño me notase una respuesta de reciprocidad.
Por otro lado, también me citaría con la familia para darles orientaciones metodológicas acerca de cómo pueden estimular a su hijo (atención y mirada conjunta, que el alumno esté altamente estructurado con su agenda visual, que tengan en cuenta la fatigabilidad de este, etc..).
E incluso me citaría con el gabinete para llevar pautas de trabajo conjuntas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad