Respuesta a: 2.2. Analiza las transiciones

#916

Como ambas apuntáis, el problema en el caso de Laura es que en las transiciones no había planificación.
En este caso no era tanto un problema de cómo venía de casa como que al entrar no había una rutina determinada, unas veces deambulaba con el abrigo puesto, otras veces se le pedía desde que llegaba que se sentase pero tenía que esperar con el abrigo puesto (en este caso esto era lo que más la irritaba)…el caso es que solamente con la planificación y la estructura y hacer una rutina similar cada día, también durante las transiciones, la irritabilidad disminuyó enormemente.
Lo fundamental es no pensar que deambular es un momento de relajación o hacer algo diferente cada día “a ver si hoy no se enfada”, sino tomar un camino y hacer una rutina similar, pues facilita la comprensión de lo que va a ocurrir a continuación y que los niños se sitúen. Todos los alumnos, en el caso del aula, se ven favorecidos por unas transiciones organizadas.
Lo mismo ocurre con el trabajo o el juego. Organización no quiere decir imposición ni ser muy directivo, organizar es planificar y anticiparte a los problemas pero se pueden dar opciones dentro de la organización.
Para las transiciones es fundamental planificar cuando vamos a dar la ayuda y en ué momento se necesita un adulto de manera indispensable, de cara a organizar los horarios de apoyo. En casa ocurre igual, si organizamos el horario en función de las rutinas, es más fácil que los niños se sitúen y participen cada vez mejor. Si dejamos que deambulen libremente e intentamos “a ratos” que hagan cosas diferentes con los adultos, es más probable que haya problemas de conducta y rechacen lo que les proponemos.

Saludos

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies