2.1. ¿Abordaje proactivo o reactivo?

Viendo 8 entradas - de la 1 a la 8 (de un total de 8)
  • Autor
    Entradas
  • #889
    Nuria
    Participante

    PROACTIVO:
    Ofrecer asientos alternativos en la asamblea
    Comentario: Podría haber funcionado utilizar una bola de pilates que permite cierto movimiento sin necesidad de levantarse o colocar una banda elástica en las patas delanteras de la silla que puede mover con las piernas mientras se realiza la asamblea.
    REACTIVO:
    Desde que entra corretea por el aula y hay que ir a buscarla para realizar las tareas
    Comentario: Quizás el problema está en la poca estructuración que hay a la hora de entrar al aula. Una idea podría ser que Laura entrara 5 minutos más tarde que sus compañeros, con el fin de poderle estructurar bien el momento de dejar la mochila, sacar el material, sentarse…
    También se le puede asignar el rol de encargada de ir a buscar el material y llevárselo a la profesora durante la asamblea, anticipándole que es en ese momento cuando puede levantarse y caminar y que el resto de la actividad debe permanecer sentada.
    Empieza a llorar muy intensamente y se tira al suelo pataleando. Se apartan y dejan que se tranquilice cogiendo miguitas…
    Comentario: En este caso creo que sería conveniente trabajar el pedir ayuda cuando necesita un descanso y permitirle ir a beber agua y regresar a la asamblea.
    Canta y tararea para sí misma en voz alta
    Comentario: Se podría destinar un momento de la asamblea a cantar una canción que sea motivante para Laura y estructurarle y anticiparle muy bien en qué momento va a ocurrir esto. Puede ser un reforzador si se usa al final de la asamblea y recordar durante la actividad que si no interrumpe al final podrá cantar la canción que ha elegido.

    #917

    Gracias por tu aportación, Nuria.
    Creo que la idea de ofrecer asientos alternativos en la asamblea hay que pensarla detenidamente. En general ofrecer ese tipo de alternativas puede resultar muy disruptivo en un niño pequeño que no se sienta, en mi opinión es preferible tener en cuenta, como adulto, que hay algunos sitios que ofrecen mayor facilidad para regularse que otros y que cuanto más cerca del profesor, mejor, pues más rápidamente puede intervenir para hacer contacto físico o dar ayudas en la línea de la corregulación que veremos en el próximo módulo. Algunos niños se benefician de tener un sitio fijo al menos durante un tiempo. Y una idea que he visto en algunas aulas y que me gusta mucho es tener marcadores en el suelo, como figuras geométricas o animalitos, a una distancia medida, para que los niños se sienten encima y así ajusten sus posiciones con respecto a los de al lado. Como alternativa a estar sentado en el suelo para algunos niños puede ser útil estar sentados en la silla porque a lo mejor les cuesta demasiado mantener la postura en el suelo por mucho tiempo. Pero creo que es más útil intentar primero plantearse apoyos que tengan que ver con organizar todo de forma más visual, planificado, poniendo pictogramas, dando información por adelantado…en definitiva, haciendo que la asamblea sea motivante y ajustada, divertida para todos. Y dando oportunidades de levantarse para los que lo necesitan. Diciendo, por ejemplo·”Juan, ve a buscar pegamento a la clase de Tal profesor” o “María, acercame el cuento ta”…Incluso las canciones pueden ser estructuradas, bien mediante un cancionero en forma de cuadernillo, bien porque se canten siempre de una manera determinada o bien por dibujos que se anuncien en la pared.
    Tampoco soy muy partidaria de introducir elementos como la pelota de pilates dentro de un aula, otra cosa es usarla pare ejercicios que ayuden al control físico, o tener en cuenta como abordaje proactivo que los niños que tienen mucha necesidad de movimiento necesitan hacer ejercicio y aprender cuanto antes a pedalear, patinar, etc. y acudir a natación como extraescolar si es posible. Mi experiencia en todas las ocasiones en que he tenido la oportunidad de hacer observaciones de la aplicación de este tipo de técnicas como las pelotas, las gomas, etc., es que distraen más que ayudar a concentrarse. A lo mejor los niños dejan de gritar pero están focalizando su atención en otra cosa que tampoco les provoca aprendizaje ni mejora su participación en el grupo.

    Acordar una hora determinada de llegada puede ser una vía si es posible para la familia.

    Saludos

    #963
    Maria
    Participante

    Yo creo que la tutora actúa ignorando la conducta cuando esta no es explosiva o disruptiva, como sucede cuando deja el grupo y comienza a pasearse por el aula, cuando canta o tararea para sí misma, cuando se pone frente al espejo pues no nos dicen cómo reacciona la tutora en esos momentos, qué hace…
    Y actúa de forma reactiva cuando la conducta de esta niña interfiere en el desarrollo de la actividad que están haciendo (=asamblea), que es cuando se tira al suelo, llora…Las reacciones y las intervenciones a esta conducta son levantarse de su lado y dejarla sola (para que se tranquilice o entretenga sola) o que un maestro de apoyo la saque del aula. No serían reacciones ni intervenciones eficaces porque es posible que al día siguiente se vuelva a dar la misma situación.
    Con la nueva información que aporta acerca de que la tutora ha utilizado diferentes estrategias para traerla de vuelta a la asamblea, estas mismas también las podemos considerar como formas reactivas, una vez se da y se inicia la conducta por parte de la alumna.
    Cómo o qué estrategias podemos utilizar para intentar que permaneciera en la asamblea quizás pasan por tratar de analizar si hay algo que a la alumna la esté “alterando” de forma que quiera evitar esa tarea…Si simplemente es que no quiere estar en la actividad o que no aguanta tanto tiempo sentada y en esa tarea “semi pasiva” porque ella sea una niña con un perfil sensorial más activo, podríamos plantear lo siguiente (pero se quiere dejar claro, que es más fácil ver esto y plantear ideas desde la barrera que in situ, pobre maestra¡):

    •Si sabemos que es una cuestión de movimiento podemos poner a la niña sobre una pelota de esas grandes (adaptadas a su tamaño) para que se balancee sobre ella.
    •Podemos dejarla que vaya a ese momento con un reforzador potencial.
    •Podríamos empezar a hacer tratos con ella, pero no utilizando esta situación sino desde otra situación, por ejemplo, una actividad que le guste para empezar a moldear la espera (porque la asamblea no deja de ser una actividad en la que hay que esperar, es mucho más que esto…pero también es esto). Empezamos esperando medio segundo y luego vamos aumentando un poco más el tiempo y podemos trabajar la espera con un objeto reforzador.
    •Podríamos darle mayor protagonismo en esta actividad: que “ayudara” al que le toca hacer la asamblea en alguna de las tareas que le toque: contar niños, cantar, dar el turno de palabra para contar…
    •Se me ocurre la idea de tenerla a nuestro lado pero igual esta idea tampoco es eficaz porque podemos reforzar esa conducta de codependencia.
    •Podemos plantear también la asamblea más corta en el tiempo e ir progresivamente, mientras la niña también va trabajando esos pactos, aumentando su duración.

    No será un trabajo o una labor inmediata seguro¡¡

    #985

    Gracias por tu aportación, María, efectivamente la profesora, que era encantadora, solamente planteaba actuaciones de enfoque reactivo.
    Lo que necesitaba Laura era estructura e información por adelantado, de toda la jornada del día y también una estructura en la asamblea.

    Personalmente creo que no hay otro modo mejor de plantear la espera que informar por adelantado de lo que va a ocurrir y por eso insisto tanto en que hay que poner el horario de todo el día, es la manera en que aprenden a entender que lo que desean va a llegar y eso es aprender a esperar. Cuando trabajar es una secuencia de “primero A y luego B” estás enseñando la espera y la demora del refuerzo, pero siempre dentro de un horario general.

    En cuanto a sentarse al lado de la profesora a mi me parece una excelente idea, como ya he comentado con respecto a otras aportaciones y en cambio no soy muy partidaria de introducir en el aula elementos como la pelota de pilates, justo arriba en este mismo foro tienes el comentario. Mi experiencia en las aulas es que la estructura y la información por adelantado da muchos mejores resultados que elementos físicos como gomas, pelotas, etc. Con la ventaja añadida de que la anticipación, la información por adelantado y la estructura actúan en beneficio de todos los alumnos.

    Saludos!

    #991
    Maria
    Participante

    Hola María José, gracias por tus aportaciones, me resultan muy útiles. Leeré con atención el correo donde mencionas lo de la pelota y su por qué ya que es algo que se tiende a considerar aunque ya veo la idea que quieres dar: si todo está más organizado y es predecible la comprensión de la alumna mejora y estas conductas tienden a minimizarse, con los elementos físicos le puede ir bien pero podría seguir sin estar la anticipación y la previsión que es lo que le puede repotar seguridad.

    Muchas gracias

    #1028
    Jimena
    Participante

    COmo bien señala una compañera, la intervención que la tutora había hecho tiene un gran peso de medidas reactivas (paseos por el colegio, beber agua con un profe…tras conductas disrutpivas). estas medidas aunque la calman, como ya se ha comentado, refuerzan la aparición de estas conductas disruptivas ya que funcionan como reforzadores sociales para ella. El uso de la reconducción verbal sí me parece una medida que puede ser interesante pero solo antes de que se produzcan las conductas de evitación , es decir, antes de que se levante cuando la profesora vea que se está empezando a cansar, haciéndole preguntas ajustadas a su nivel de lenguaje con objeto de poder motivarla y darla un papel más activo que pueda facilitar su permanencia en la asamblea en ese momento. el uso de asientos alternativos considero que , aunque es bueno tratar de conocer el lugar en el que se encuentra más a gusto y que facilite más su participación; puede ser un elemento que genere más que nada dificultad en la interiorización de la rutina de la asamblea en estos momentos en los que se está trabajando su permanencia y participación no la flexibilidad en la elección de sitio.

    Como medidas proactivas propongo las siguientes:
    Transición antes de la asamblea: teniendo en cuenta su nivel cognitivo se puede plantear la realización de una historia social que le permita conocer lo que hay que hacer al entrar en clase: entro, me quito el abrigo, lo coloco, hacemos la asamblea…Será conveniente incluir la asamblea como punto de inicio de la jornada escolar en su horario, por lo que la alumna tenga un horario adaptado a su nivel de comprensión y enseñar a seguirlo es un objetivo prioritario en al intervención.
    -Durante la asamblea: uso de un panel con la secuencia de las diferentes partes por las que la rutina está formada: canción, pasar lista…para que pueda saber qué toca en cada momento y poder facilitar el seguimiento de esta. Uso de claves visuales para identificar qué compañero le tocan diferentes roles: por ejemplo, quién pasa lista. En el inicio, será muy importante para asegurar su participación el incluir en la medida de lo posible, canciones conocidas por ella y que le gusten.
    También será muy conveniente un observador que puede ser el profesor de apoyo que, desde fuera, pueda analizar qué momentos de la asamblea actúan como detonantes de estos problemas de conducta. Ya que quizá interfiera el ruido que se genera al hablar muchos niños a la vez. En cuyo caso, podemos plantear el uso de la técnica del semáforo o técnicas similares para controlar el nivel de ruido en el aula. Si , por ejemplo, fuera la falta de comprensión de la dinámica propia de la asamblea, tomaremos medidas en relación a esto facilitando que sepa en qué momento debe participar a través del uso por ejemplo de las bocas que indican quién tiene que contestar . Si es por dificultades atencionales y realmente le cuesta mantener la atención durante el tiempo total de la asamblea, se puede plantear la reducción del tiempo de su participación y el aumento progresivo de este. pero siempre siendo el adulto el que decide cuánto tiempo será y anticipando este de algún modo, por ejemplo, eliminando su participación en una parte concreta final de la asamblea. Esto resultac complicado sin un profesor de apoyo ya que después no la podemos dejar ” un tiempo libre” sino que tendría que realizar otra actividad la cual ha de ser anticipada..
    Se puede plantear el uso de un reforzador concreto si cumple las normas de la asamblea: permanecer sentada, participar cuando le pregunte…o aquellas que consideremos más importantes que siga y que tras la asamblea o en otro momento (pues es complicado creo yo hacerlo después) pueda conseguir.

    Medidas reactivas (cuando las conductas ya se han presentado):
    Es complicado en una clase con otros alumnos poder dar una respuesta adecuada a esats conductas cuando se dan . Con un profesora apoyando resulta más fácil ya que se puede encargar de forma plena de la reconducción de estas y de asegurarse que las conductas no actúan como reforzadores y le ayudan a conseguir actividades de su interés o la evitación de la rutina.
    En la medida de lo posible habrá que evitar los tiempos de deambulación o de coger migas del suelo , pues aunque no interfieren en la dinámica del grupo de forma significativa, ella está aprendiendo de algún modo que esto es válido y es una forma lícita de no hacer la asamblea. Además es posible que exista un reforzamiento intermitente de esta conducta ya que por el número de alumnos del aula, es posible que la profesora no siempre pueda reconducirla y que incluso a veces refuerce socialmente poniendo atención a estas conductas. Tratar de reconducir de forma sistemática de forma que aprenda de forma incidental que esas conductas no la ayudan a escapar de la tarea. Creo que poner los objetivos para la niña de la asamblea y diferenciarlos del resto, en este sentido, puede ser positivo y adaptar la exigencia de la rutina a sus necesidades pero siempre sabiendo ella qué se espera de ella.

    #1092

    Hola, Jimena. Propones varias líneas de abordaje proactivo y reactivo que me parecen adecuados pero me gustaría hacer unos matices.

    Por una parte, si bien en principio podría ser adecuado hacer una historia social para la entrada en el aula, lo que tenemos que tener claro es que lo que le va a ayudar a interiorizar la conducta es la guía física, el moldeamiento. La historia social es un apoyo a lo comprensión pero solamente en los chicos mayores y ya con cierta capacidad de autorregulación sirve realmente para ayudarles a guiar su propia conducta.
    Y en cuanto al ofrecer la posibilidad de “no terminar” la asamblea, yo soy más partidaria de que se haga una asamblea más corta. Se trata de una niña con muy buena capacidad y podía aprender a prestar atención, necesitaba solo algunos ajustes. Cuando se hacen adaptaciones de tiempo hay que tener cuidado de hacerlas de tal manera que se pueda después prolongar ese tiempo y permitir levantarse antes de que termine la asamblea no se puede después prolongar. Las bocas del “turno de hablar” me parecen una muy buena idea siempre que las usen todos los alumnos, en su turno, porque si no no tendrá sentido para la persona.
    Como comentas es más fácil cuando en el aula hay otra persona de apoyo, pero cuando el apoyo sirve para mantener la estructura y moldear la participación, da pie para hablar o dice en voz alta lo que los niños están susurrando. A veces pasa, como tienen dificultades para comprender el uso del lenguaje, que sí que dicen cosas que son oportunas, pero tan bajito que no se entera nadie.

    La conducta de recoger migas era una conducta obsesiva y cuando se le permitía realizarla después ya no había manera de sentarla, y también era algo en sí mismo que la motivaba a levantarse. Las conductas obsesivas nunca relajan, son como un cargador de batería de la ansiedad. A Laura era preferible darle mucha oportunidad de recoger objetos, pues a nada que viera miguitas o bolitas en el suelo comenzaba a querer recoger ya en un estado de ·”bucle”.

    En cuanto a la propuesta que sugieres de poner objetivos y diferenciarlos del resto de la asamblea en segundo de infantil a mi me ha resultado siempre un punto de partida peligroso, nos acostumbramos al “es diferente”, “no puede”, y si empiezas recortando objetivos con 4 años, es como poner ya un techo de cristal. Siempre me ha parecido que en la etapa de infantil es preferible apostar apostar por formas de enseñar diferentes (moldeamiento) e introducir la estructura y la anticipación, controlar las transiciones, etc. y no invertir tanto tiempo en diseñar materiales diferentes o recortar objetivos. Al final lo que se pretende con la asamblea es que los niños escuchen y participen y me parece mejor punto de partida plantearse cómo cubrir esos objetivos para Laura que pensar en que los objetivos sean otros. De hecho en este momento es una niña extraordinariamente inteligente, capaz y con una vida completamente normal, feliz, con un gran sentido del humor y a nivel curricular es brillante.
    Tal vez te refieres a que nos podemos plantear otras prioridades, Por ejemplo, en lugar de hacerla esperar turno a una niña como Laura tal vez sería mejor interpretar que ha pedido una canción y decirle “si, pero ahora no toca y explicarle cuando toca señalando el horario que tenemos organizado· o incluso puede haber niños en que las primeras veces que hacen eso sea adecuado seguirle la canción como si hubiera pedido cantar. Son pequeños, se les puede explicar después a los alumnos que su compañero, compañera en este caso, no habla todavía como ellos y que aprender a pedir una canción es algo muy importante.

    Gracias por tus aportaciones!
    Saludos!

    #1182
    Laura
    Participante

    Hola! Como se ha comentado anteriormente, es cierto que la maestra utiliza más el enfoque reactivo que el proactivo. También pienso que ser proactivos es tan difícil porque no estamos preparados para ello.
    Estoy de acuerdo en que se deja a que la niña tenga alguna conducta para actuar, pero no hay refuerzos si algún día permanece un tiempo de asamblea? Creo que sería importante anticiparle lo que va a ocurrir y como comentas, tener su horario perfectamente claro. También, se le puede ofrecer algún tipo de refuerzo, realizando cosas que le gustan si permanece sentada en la asamblea, ya que el refuerzo que está recibiendo es precisamente lo contrario, salir del aula dando lugar a que al día siguiente, se vuelva a repetir.

    Reactivo veo: ir detrás de ella para quitarle el abrigo o ponerle el babi, apartarla cuando se muestra “explosiva”, darle un paseo por el centro fuera del aula.
    Proactivo: uso de imágenes en un tablero.

Viendo 8 entradas - de la 1 a la 8 (de un total de 8)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies