Actividad 1.2

Viendo 14 entradas - de la 1 a la 14 (de un total de 14)
  • Autor
    Entradas
  • #8675
    MJ Garrido
    Participante

    ¿Has reflexionado acerca de tu estilo de interacción. Vuelca aquí tu análisis y comparte con tus compañeras las conclusiones a las que has llegado después de completar este primer módulo.
    ¡Adelante!

    #8693
    Hector
    Participante

    Buenas tardes,

    Considero que, en general, tengo un estilo más directivo, pero me encanta poder colocarme en un estilo receptivo. En muchas ocasiones hay chicos que no expresan, y es entonces cuando, después de esperar en silencio, tiro del carro para hacer alguna actividad o sacar algún tema de conversación.
    La imagen de tirar del carro o ser tirado también se las intento enseñar en el sentido de que las personas solemos accionar y reaccionar, proponer y aceptar propuestas, acción e inacción, e intento que aprendan a ser flexibles para poder estar cómodos en ambas situaciones

    Muchas gracias por el curso
    Un saludo

    #8696
    Ljuan
    Participante

    Buenas tardes, considero que mi estilo de interacción ha ido cambiando con el tiempo.
    Y también dependiendo de la situación.
    Para los juegos diarios si es verdad que en momentos en los que el niño ya está cansado ( y yo, como mamá :D) elijo un estilo más tranquilo , pero normalmente tengo estilo activo, y nos gustar bailar, correr, saltar , gesticulo mucho al leer los cuentos, hablo en voz alto, modulo la voz…
    Después cuando aún no decía palabras y no tomaba la iniciativa por si mismo, y desconociendo su diagnóstico si que he tenido un estilo más directivo, y ahora intento tenerlo más receptivo aunque en ocasiones es difícil no caer en la “dirección” con las rutinas diarias… A veces me gustaría no dar tantas consignas verbales, pero imagino que esto es algo que les ocurre a todas las mamás de todos los niños tengan TEA o no 😉

    #8698
    Maria Picos
    Participante

    Buenos días. En mi trabajo intento adaptarme a cada persona. Si una niña se pone nerviosa, intento hablar de manera pausada para rebajar la intensidad de su emoción en ese momento.
    En situaciones de trabajo o juego, diría que utilizo más el estilo activo, para que pueda resultar más ameno.
    Me gusta trabajar la autodeterminación de los niños, con lo que siempre que puedo utilizo un estilo receptivo. Con niños que se expresan menos o para realizar alguna rutina obligatoria, utilizo el directivo.
    Creo que es importante combinar todos los estilos y utilizarlos según la situación determinada.

    #8743
    MJ Garrido
    Participante

    Hola, Héctor, Gracias a ti por participar.
    Es cierto que con determninados chicos tendemos a ser más directivos, pero siempre debemos de tener en cuenta que ser más directivos a la vez inhibe la toma de iniciativa, así que hay que intentar romper el círculo.

    Un saludo

    #8744
    MJ Garrido
    Participante

    Hola, Ljuan, disculpa que en otro mensaje has comentado que tu hijo no hablaba y creo que querías decir que no hace frases o no conversa todavía. te lo comento porque te he respondido que necesitaría un sistema aumentativo, pero tal vez ya no esté en una fase en que lo requiera de manera sistemática.
    En cuanto a lo que comentas de los estilos, es cierto que en las rutinas del día a día se tiende a ser más directivo, pero es preciso intentar cambiar eso en la medida de lo posible. Igual que has aprendido a intensificar el lenguaje en los cuentos u otras actividades más lúdicas, puedes hacerlo durante las rutinas de la vida cotidiana. Es en lo que se basa parte de la metodología del modelo Hanen, precisamente.

    Un saludo

    #8745
    MJ Garrido
    Participante

    Hola, María, estoy de acuerdo contigo pero personalmente creo que lo importante no es exactamente saber combinar todos los estilos sino ser capaz de reflexionar acerca del ajuste de un estilo determinado, que tal vez no sea lo mejor en un determinado niño.
    Es bastante similar, pero siempre intento situarme (y lo recomiendo) no tanto en “creo que esto que hago está bien” como en el “tal vez esto lo podría hacer de otra manera”.

    Un saludo

    #8758
    SUSANA JARAUTA AGUADO
    Participante

    Hola a todas/os!

    El video me ha gustado mucho, como dicen algunos compañeros Peter Vermeulen se explica y trata el tema con gran naturalidad (como todos deberíamos hacerlo), a la vez, nos invita a reflexionar sobre cómo explicamos o como queremos conseguir que nuestro alumnado entienda las emociones sin contexto por ejemplo. Además de este curso, estoy realizando un master en educación especial y este video me ha inspirado para un posible tema de mi TFM. Muchas gracias!

    #8780
    MJ Garrido
    Participante

    Me alegra que Peter Vermeulen haya sido una fuente de inspiración.
    Un saludo

    #8825
    Ljuan
    Participante

    Hola Mª José, efectivamente aún no hace frases ni conversa, pero es verdad que en cuestión de dos meses ha empezado a decir palabras, y a decir si o no con la cabeza, y nos comunicamos mucho más.
    Hasta ahora si teníamos un SCAA básico, sobre todo para saber que le apetecía desayunar o merendar, que cuento quería leer, o bien en forma de anticipación a través de una agenda diaria. También tenemos las rutinas de higiene (lavar manos, lavar dientes , hacer pipí) en el baño.
    Antes usaba estos pictos para comunicarse y hacía gestos y signos.
    Ahora que lo combina con palabras, la verdad que la comunicación se ha vuelto mucho más fluída, y estamos encantados 😀

    #8975
    anacas01
    Participante

    Buenas tardes
    Tras leer sobre los estilos de interacción con el otro, y en especial con los niños y niñas que trabajo en la actualidad, considero que no solo me guio o participo a través de un solo estilo, muchas veces depende de con quién me relaciono y sobre todo del contexto/ entorno o situación en la que nos encontramos en ese momento.
    Aún así, por lo general, mis estilos de interacción están más cercanos a un estilo calmado y receptivo. El primero de ellos creo que es el que es inherente en mí, puesto que soy una persona bastante tranquila y pausada, y es mi manera de relacionarme con el mundo; y el estilo receptivo creo que es al que aspiro todos los días en mi práctica clínica y sobre el que me he ido formando en el acompañamiento del desarrollo de los niños y sus familias desde la perspectiva de mi profesión, la terapia ocupacional. Creo que es debido a la concepción del desarrollo del niño a través de sus intereses y motivaciones intrínsecas, además de mi interés en el desarrollo de algunas pedagogías alternativas de aprendizaje y en la metodología de la disciplina positiva.

    En ocasiones, reconozco que el estilo directivo se “apodera” de mí, sobre todo cuando las situaciones que se dan no están controladas, o yo no tengo herramientas para poder gestionarlas y/o resolverlas junto con la persona.

    #8979
    MJ Garrido
    Participante

    Hola, Ana, creo que estás muy bien enfocada en el análisis de tu propio estilo, porque lo fundamental es darse cuenta de hacia donde queremos ir y cuándo, en ocasiones, podemos estar bajo el paraguas de un estilo que no es el más adecuado para un determinado niño.
    Un saludo

    #8998

    Buenos días,

    Trabajo impartiendo talleres de habilidades sociales a niños/as y adolescentes. Creo que mi estilo de interacción varía dependiendo del tipo de dinámica, las características del grupo y de las personas que lo componen. No puedo negar que, en algunas ocasiones, también influye el estado en el que yo misma me encuentre en ese momento. Por eso, siempre intento tener estos aspectos en cuenta para, a pesar de todo, intentar adaptarme a las necesidades de cada persona.

    Mi estilo de interacción es más activo, pero sé que, en la intervención, no funciona igual para todo el mundo. Creo que en cada taller aprendo cosas nuevas sobre el grupo, y las personas que lo componen, que me ayudan a ajustar poco a poco mi estilo.

    Es posible que mi respuesta sea un poco vaga. Lo que sí que tengo claro, es que siempre intento acercarme lo máximo posible al estilo receptivo y alejarme del estilo directivo. Cuando empecé a trabajar me costaba mucho “soportar” los silencios y “caía” en el estilo directivo (con el que no me siento muy cómoda). Poco a poco, lo he ido trabajando, y ahora nada me gusta más que esperar para escuchar lo que tienen que decir.

    Muchas gracias por el curso,
    Un saludo 🙂

    #9011
    MJ Garrido
    Participante

    Me gusta mucho esto que dices de “no soportar los silencios”, creo que es muy valiente por tu parte describirlo así. Pienso que es muy necesario hablar de esta sensación porque es una situación por la que pasan muchísimas familias y también muchos terapeutas (y no solo al principio de la profesión) y que se suele enmascarar bombardeando al niño a preguntas o dándole ordenes que no conducen a una mejora del lenguaje, ni de las habilidades sociales ni de ningún aprendizaje en general. Saber reconocer ese miedo o carencia o como queramos llamarle en mi opinión es un excelente punto de partida porque pone el foco en la dificultad de la interacción. La interacción es lo que necesitamos incrementar como profesionales ( y como familia), el objetivo prioritario a cubrir para conseguir avances significativos.
    Gracias por tu aportación.
    Un saludo

Viendo 14 entradas - de la 1 a la 14 (de un total de 14)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad