Apoyo Conductual Positivo. Actividades Módulo 2

Home Foros APOYO CONDUCTUAL POSITIVO EDICION NOVIEMBRE 2020 APOYO CONDUTUAL POSITIVO MODULO 2 Apoyo Conductual Positivo. Actividades Módulo 2

Viendo 7 entradas - de la 1 a la 7 (de un total de 7)
  • Autor
    Entradas
  • #2450

    Hola, os abro hilo para volcar las actividades y vuestras propuestas personales .
    Saludos

    #2596
    EvaBB
    Participante

    HISTORIA SOCIAL: UNA DUCHA AL DÍA
    No he encontrado la manera de adjuntar el archivo y veo que las imágenes no se copian, pero dejo el texto.
    Esta pensada para una chica de 17 años con la que tenemos problemas para que adquiera el hábito de ducharse y que cuando se ducha puede llegar a estar más de una hora bajo el agua.

    1-Todos coincidimos con otras personas varias veces al día (en el autobús, en el colegio, en el ascensor, en las tiendas, en la terapia,…)

    2-Es agradable cuando estas con otras personas y tienen un aspecto arreglado y huelen bien.

    3-Para que la gente no se aleje de mí y pueda tener amigos debo ducharme cada día.

    4-Además la ducha es buena para la piel, para que esté hidratada y tenga un aspecto saludable.

    5-Aunque me duche cada día, puedo lavarme el pelo un día sí y uno no, así no se hace tan pesado y no me da tanta pereza la ducha.

    6-La ducha puede ser rápida los días que voy a clase (10-20 minutos). Así no desperdiciamos el agua y conseguimos que las facturas sean más baratas. Además alguien de mi familia puede necesitar entrar al baño.

    7-Los domingos puedo disfrutar de una ducha un poco más larga (30-45) para relajarme.

    8-Así, si me ducho de manera regular, los compañeros se acercarán a hablar y hacer cosas conmigo, los vecinos subirán conmigo en el ascensor sin pensar que soy un marranete, mi terapeuta trabajará más a gusto conmigo.

    9-Si no me ducho, puede ser que los compañeros no se quieran acercar a mí y entonces no conseguiré tener amigos, los vecinos no querrán coincidir conmigo en el ascensor y el terapeuta no se querrá acercar a mí y entonces no puede ayudarme tanto en los ejercicios.

    10-A partir de ahora me ducharé cada día y me lavaré el pelo un día sí y un día no. Los fines de semana podré disfrutar de una ducha más larga.

    11-Yo me sentiré mejor y mis padres también estarán más contentos.

    #2598
    EvaBB
    Participante

    CASO-LAURA
    2.1: Intervención reactiva: el profesor de apoyo le da agua y pasea con ella.
    Podríamos anticipar los cambios de actividades con las normas a seguir. Quizás con historias sociales, cada una específica para cada actividad. Negociar recompensas

    2.2:
    Inicio de Asamblea (¿asamblea entendida como tutoría?)
    Antes: Acaba una clase, se recogen los libros y se inicia la asamblea
    Quizás no se le anticipa bien lo que viene, no se le dan pautas de qué debe hacer
    Durante: Se evade de la asamblea (canturreando, deambulando,…)
    Después: vuelve o no a clase, habiéndose saltado la asamblea y habiendo tenido un profesor con ella (se ha reforzado su conducta)

    2.3 CASO PROPIO
    Niño de 12 años, que cuando no le engancha la tarea se levanta y deambula por la sala tocando todas las estanterías, alguna vez llega a tirar el material o dar golpes al mobiliario.
    Intervención reactiva: decirle que vuelva a la mesa. Cuando golpea nos levantamos y vamos hacia él para retirar objetos, intentamos acompañarlo hasta que esta calmado y volvemos juntos a la mesa.
    Intervención proactiva: Estructura visual de la sesión sobre la mesa. Si en algún momento percibo señales de que no engancha con una tarea, le pregunto si no le gusta y negocio con que si hace un poquito más (buscar otros dos objetos, contestar otra pregunta,…) acabamos la actividad. En la transición de una tarea a otra le dejo coger uno de sus objetos preferido (una pelota) y tenerlo mientras preparo la siguiente actividad.

    #2605

    Hola, Eva. ELa historia social está bien planteada, solo comentarte que habría que tener en cuenta que en este caso solo le serviría para comprender por qué tiene que ducharse, pero además de la historia necesitaría que se plantease una norma, que puede ser la de ducharse todos los dias o un día sy y otro no, el caso es que haya una norma. Además, necesitaría supervisión para poder cumplirla, acompañamiento en la ducha, una alarma, un reloj visual, unas instrucciones…como no conozco directamente a la persona no puedo darte un consejo más ajustado, ero la idea es que una persona que no se quiere duchar y que evidentemente tiene ritualizada la ducha cada vez que entra, no puede pasar a cumplir la norma por sí misma solo con la historia social. Se le podría hacer otro guion o historia social de “Me van a ayudar a ducharme en el tiempo justo” y avisar del tiempo, que se le cerrará la ducha cuando suene la alarma, etc. También se pueden usar unas canciones que duren un tiempo determinado para que pueda anticipar que al acabar la canción “x” se tendrá que lavar el pelo y al acabar la canción “y” tendrá que salir del baño, etc. También sería útil establecer la ducha del fin de semana en forma de contrato visual, por ejemplo: Una ducha de diario se podría establecer en 15 minutos e ir entregándole 10 minutos de tiempo extra para el fin de semana si se ducha y se ducha en el tiempo previsto.
    Muchas gracias por tu aportación

    Un saludo

    Un saludo

    #2606

    Hola, Eva, con respecto a la situación de Laura te recomiendo leer la respuesta que he dado en el módulo !. La idea es que en este tercer módulo ya fuéramos capaces de ir un pco más allá y darnos cuenta de que sin querer, pensando que actuamos de la mejor manera, nuestras propias conductas refuerzan las conductas negativas de los chicos y que hay que introducir cambios para que no se consoliden.
    Si piensas en el caso que has planteado, tu alumno recibe refuerzo constante cada vez que lleva a cabo una conducta disruptiva: Cuando se levanta recibe acompañamiento, cuando se enfada o se desconecta es cuando se le pregunta, etc. Yo te recomiendo que te plantees lo primero de todo si las actividades son significativas para él, y después que negocies las actividades antes de que empiece a enfadarse y que establezcas un contrato con el que obtenga una recompensa si no se levanta o si se levanta un momento y se reconduce solo. Es decir, actuar siempre desde la prevención. El apoyo visual es una herramienta pero por sí mismo no sirve en todos los casos, es una guía, es información, pero muchas veces no es suficiente. si necesita tanto manipular objetos, también podría tenerlo incluido en la información por adelantado, para que tenga claro que se le va a entregar y además le puedas dar feedback mientras está trabajando y recordarle la recompensa.
    Negociar una vez que el niño ha empezado a dar señales de desregularización es intervención reactiva. En un momento dado puede ser útil y de alguna manera frenar una conducta más disruptiva, pero hemos de tener en cuenta que es reactivo. Proactivo sería anticiparnos a esas tareas que no le gustan, darle más apoyo desde el principio, ponerle palabras de estado mental “sé que es difícil, esta tarea no te gusta pero voy a ayudarte, terminamos enseguida y después puedes coger x 8objeto)”.

    Gracias por tu aportación

    Saludos

    #2681
    vera
    Participante

    Buenos días Maria José, soy PT en un colegio en la etapa de educación infantil. Mi duda surge por una de mis niñas, esta en concreto tiene 5 años y es aluna TEA. Tiene comunicación verbal y cognitivamente podríamos decir que incluso de alto rendimiento. Su mayor dificultad versa en la habilidades sociales y algunas conductas disruptivas que provoca. Es sobre estas última sobre la que planteo mi duda.
    En el aula, durante los momentos de asamblea o actividades en gran grupo, comienza ha realizar unos ruidos molestos. Ella es consciente, incluso los realiza en ocasiones mirando a la tutora o bien a mi. Es consciente que mi entrada en el aula va dirigida a ella, y lo utiliza reclamando mi atención. Hace el ruido y me mira. En cuanto la dices que ese ruido es molesto para poder escuchar a los compañero, y que si sigue haciéndolo deberá salir, lo modifica. El gran reto es que es cognitivamente muy hábil y pronto nos plantea alternativas para salirse con la suya.
    Como debo actuar?
    En el momento del comedor, también se distrae mucho, le gusta ser la ultima o bien que la ayudemos a comer. En esta cuestión no se si es mejor plantearle las mismas reglas que al resto o adaptarme….que opinas.
    Por último, a ella la encanta dibujar, y además tiene un talento excepcional….a lo largo del día la dejamos momentos para ello, pero he limitado el número de hojas a 2 dado que esto la aleja de sus compañeros y no puede poner en práctica la interacción social. Te parece una buena solución.

    Espero haber podido expresar todo de una manera clara, la verdad que plasmar en texto situaciones cotidianas resulta complicado…gracias.
    VEra

    #2684

    Hola, Vera, te has expresado perfectamente, y creo que tu misma te has dado cuenta de que las decisiones que estáis tomando para reconducir su conducta están actuando como reforzadores para que continúe esa conducta.
    Si esto está ocurriendo durante las actividades en grupo grande habría que plantearse si quizá son demasiado largas para ella o con mucha carga verbal y anticiparse a las situaciones que le cuesten más, dándole apoyo para hablar o simplemente dándole el turno, llamándola por su nombre y preguntarle si quiere decir algo. Es preferible que se transforme en algo positivo y que se interpreten sus “ruiditos2 como una necesidad de interacción que no sabe realizar de manera adecuada.
    Si sabe que entras para ayudarla, es preferible que te acerques directamente a ella y estás con ella, estará más tranquila y podrás darle apoyo precisamente para tomar turnos o para ir a buscar algo que necesite o darle la oportunidad de ir a hacer un recado en tu compañía (recado ficticio que te puedes inventar para salir del paso)si la actividad está resultando complicada, muy ruidosa, etc.
    También sería importante dejar de destacar sus conductas negativas pues es algo que las está reforzando. La niña está buscando interacción, también con la comida y la búsqueda de interacción es algo positivo. Es preferible que la ayudes desde el principio y vayas retirando la ayuda poco a poco a medida que sea más madura, a que estéis en un tira y afloja y al final la tengas que acabar ayudando porque se queda la última. Si la ayudas desde el principio aprenderá las ventajas de terminar pronto y tendrá tu compañía a cambio de hacer algo adecuado, una conducta deseada. Si la ayudas al final, la estás premiando por no comer. La ayuda es mejor que sea siempre desde el principio de la actividad, apoyando para que la actividad “ruede”, porque a futuro eso es lo que va a consolidar la habilidad. Si damos el apoyo cuando ya el niño o la niña están cansados, aburridos, o porque están intentando manejar al adulto, no estamos enseñándoles una habilidad, sino reforzando que mantengan la conducta no deseada.

    Muchas gracias por tu aportación
    Un saludo

Viendo 7 entradas - de la 1 a la 7 (de un total de 7)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad