Arrate

Respuestas de foro creadas

Viendo 6 entradas - de la 1 a la 6 (de un total de 6)
  • Autor
    Entradas
  • Arrate
    Participante

    Nosotros solemos trabajar bastante la comunicación, bien sea en grupo “grande” (los 6 del grupo) o por parejas. Tratamos de plantear dinámicas en las que todos puedan contar algo en un tiempo concreto, por ejemplo, qué han hecho durante el fin de semana, y tienen la pauta de hacer una pregunta a la persona que ha hablado. Al principio las hacíamos nosotros, y poco a poco van siendo ellos quienes las hacen. A veces es una situación muy artificial, porque siempre preguntan lo mismo, pero están cogiendo habilidades de mantener conversaciones poco a poco.

    Otra dinámica consiste en hacer de periodistas y hacer una serie de preguntas marcadas en un guión (color favorito, deporte, comida favorita…) a su pareja, y después ven en qué aspectos coinciden, generalmente en el “vicio” por los videojuegos, lo cual luego utilizamos a nuestro favor para continuar la conversación (videojuego favorito, personaje, cuánto rato te dejan jugar…)

    Otro ejemplo, aprovechando las navidades y que muchos reciben juegos de mesa de regalo y tienen muy pocas oportunidades de tener a más niños de su edad para jugar, les proponemos que cada día uno traiga su juego que tendrá que explicar a los compañeros y después jugarán todos juntos un ratito….Como en la asociación también se organizan fines de semana de respiro, tratamos de aprovechar estas salidas para que traigan sus juegos y durante el fin de semana se juegue con ellos.

    Arrate
    Participante

    Mi trabajo no es en aula, sino unas horas muy concretas en las sesiones de habilidades sociales de la asociación en la que trabajo, por lo que la intervención tiene que ser rápida, tenemos una hora para gestionar la actividad planteada y todo lo que surge en torno a ella y se complica al estar dos adultos con 6-8 chavales con los que trabajamos en grupo. El caso que presento es de un chico de 12 años, con Asperger. Cada sesión se envía por adelantado a las familias para que tengan una guía de lo que se va a hacer y después puedan hablar de ello con sus hijos y en los casos que se ha marcado, anticipar si es necesario. El caso de Pedro es de los más complicados. Es un chico que tiene poca relación con compañeros de clase porque tiene un carácter muy difícil y genera mucho rechazo. En el grupo de habilidades los compañeros muchas veces “no les queda otra” que aguantarle ya que la actividad es grupal, pero a pesar de ello, ya le llaman “amigo”.
    Pedro se acelera mucho cuando hacemos actividades como juegos de mesa, role-playings de actividades diarias (ir al cine, hacer la compra…) y si sabe con antelación lo que vamos a hacer, viene con sus expectativas de qué se va a hacer y cómo, con sus propuestas con la convicción de que se va a hacer lo que él proponga/mande y que si no se ajusta a lo que planteamos, ya está liada.

    La modificación principal es el trabajo con la familia explicándoles las consecuencias que tiene en este caso la anticipación. Conocen a su hijo, las dificultades que tiene, pero les emociona tanto que por fin vaya contento a una extraescolar, que bajan la guardia. Por nuestra parte, sabiendo esto, tratar de anticiparnos a las”explosiones”, explicando lo que vamos a hacer y que la actividad es posible que le haga sentirse muy contento pero aunque esté muy contento, tiene que seguir cumpliendo las normas que se han marcado.

    En nuestro caso, utilizar el contrato nos vendría muy bien, plantear en el grupo con antelación qué vamos a hacer y que cada uno traiga unas propuestas que leeremos entre todos, meteremos en una “caja de las propuestas” y firmaremos un contrato en el que nos comprometemos a hacer cada día una y a respetar que algún día no se haga la mía. Para esto necesitamos saber qué es lo que trabajan los padres con él, cómo le presentan la información que les mandamos, cómo gestionan las reacciones de su hijo…para luego saber cómo gestionarlo nosotros en sala; necesitamos trabajar todos a una, y la implicación de la familia suele fluctuar y en general suele tender a evitar el conflicto cediendo a las peticiones/exigencias de Pedro.

    Resumiendo, aunque estamos planteando intervenciones con los niños, en mi caso concreto, casi cualquier intervención podría ser exitosa si hubiese una mayor participación por parte de todos los implicados en el caso (familia, colegio, terapeutas)

    en respuesta a: 2.2. Analiza las transiciones #928
    Arrate
    Participante

    La entrada en el aula es tal vez el sitio más caótico y más desestructurado en el que se va a encontrar (sin contar el recreo), con mucho ruido, mucho movimiento, etc. Esto le puede empezar a alterar, porque las conductas de sus compañeros en ese contexto tan “libre” son impredecibles. Si además le sumamos que cuando se tiene que quitar el abrigo le tienen que ir a buscar, cuando se tiene que poner el babi lo mismo, también se puede convertir en su propia rutina y actividad “placentera” o “divertida”, como un pilla-pilla con el adulto, lo cual acaba reforzando la conducta. Si no tiene marcado qué viene después y una manera coherente y rutinaria de hacerlo, se empieza a desregular progresivamente, y cuando llega el momento de la asamblea, puede que sus compañeros ya estén centrados en lo que toca, pero ella sigue descolocada y necesita que le centren y le concreten qué va a venir y cómo.

    Entiendo que si sigue “subiendo” y no le ayudan a “bajar” correctamente, se van encadenando actividades y momentos en los que como no sabe qué toca, qué se puede esperar y es todo tan impredecible, la ansiedad y las conductas que lleva a cabo para tratar de encontrarse mejor, se pueden disparar.

    Necesita que le estructuren la rutina escolar desde el mismo momento de entrar de una manera que ella entienda y controle, de modo que pueda estar segura de qué puede esperar de cada momento del día en el cole.

    en respuesta a: Actividades Módulo 2 #927
    Arrate
    Participante

    Buenos días,

    Igual que vosotras, opino que la intervención de la situación de Laura se está haciendo desde un abordaje reactivo. Los profesores son conocedores de que existe un problema y prácticamente tienen identificado su inicio desde que entra al aula, pero la intervención que hacen es a partir de que la conducta de Laura está en marcha, y tienen todo tipo de actuaciones según la niña se desregule más o menos, desde dejarla pasearse a apartarse todos o sacarla de paseo, pero no hacen nada para prevenir todo esto.

    La actitud de la profesora, que entiendo que está desbordada y no sabe qué más hacer, me parece en cierto modo peligrosa, porque está responsabilizando a una niña muy pequeña de su malestar, “me está manipulando”, sin entender que es su manera de pedir ayuda. Digo que me parece peligrosa porque marca una tendencia; si con dos años ya se le atribuye a la niña esa responsabilidad y los adultos “tiran la toalla”, posteriormente se puede tender a no intervenir porque se da por hecho que la niña es difícil y poco se puede hacer, y eso que dicen de ella que es brillante en otras áreas.

    en respuesta a: Actividad Módulo 1 #694
    Arrate
    Participante

    Buenas tardes. Dejo aquí mi análisis funcional de la situación planteada:

    Nombre: Laura
    Conducta: Deja el grupo y se pasea por el aula
    T: Adecuada
    F: Inadecuada (toca estar en grupo sentado)
    A: Dificultad de seguir rutinas como la Asamblea
    B: Deja el grupo y se pasea por el aula
    C: Consigue dejar de hacer algo que no le interesa; hace una actividad que le gusta

    Conducta: Canta o tararea en voz alta
    T: adecuada
    F: inadecuada (le impide enterarse de lo que se hace en la asamblea)
    A: Dificultad de seguir rutinas como la Asamblea
    B: Canta o tararea en voz alta
    C: Se evade de lo que están haciendo en la asamblea; no participa en la actividad grupal

    Conducta: Colocarse frente al espejo y hacer muecas
    T: adecuada
    F: inadecuada (le aparta de la actividad que está haciendo el grupo)
    A: Dificultad de seguir rutinas como la Asamblea
    B: Colocarse frente al espejo y hacer muecas
    C: Hace una actividad que a ella le divierte sola; no comparte tiempo con los compañeros; no cumple las normas del grupo; no hace la actividad que toca

    Conducta: Llora intensamente y se tira al suelo
    T: Inadecuada
    F: Inadecuada
    A: Dificultad de seguir rutinas como la Asamblea
    B: Llora intensamente y se tira al suelo
    C: le prestan atención; deja de hacer la actividad que no le gusta; le permiten hacer algo que sí le gusta (deambular, recoger miguitas)

    Conducta: Recoger miguitas del suelo
    T: Adecuada (en principio no implica un riesgo para nadie, aunque carece de sentido práctico)
    F: Inadecuada
    A: Llora intensamente y se tira al suelo
    B: Recoger miguitas del suelo (para “tranquilizarse”)
    C: Ha conseguido atención; ha dejado de hacer la actividad que no quería hacer; ha conseguido hacer algo que sí le gusta

    Conducta: Beber agua y dar un paseo
    T: Adecuada
    F: Inadecuada (no se aborda el problema sino que se hace algo que no tiene vínculo directo con la actividad indeseada)
    A: llora intensamente y se tira al suelo porque no quiere estar en la asamblea
    B: Beber agua y dar un paseo
    C: ha conseguido atención e interacción con el adulto; deja de hacer la actividad que no quería hacer (lo cual lleva a otra conducta problema: no quiere volver a entrar al aula)

    Pese a que los profesores han identificado que Laura es brillante y sobresale en algunas áreas, es evidente que rutinas como la asamblea implican un reto.Puede que la actividad no tenga la estructura que necesita, que no entienda el sentido de la actividad, que necesite que un adulto le anticipe qué se va a hacer y para qué… Las respuestas del entorno suponen un aprendizaje para ella: “no me gusta la asamblea, lío alguna y algo pasará para poder dejarla” y sea la topografía más adecuada o inadecuada, sus conductas cumplen la función de escaquearse de la actividad de grupo.

    en respuesta a: ¿Cuales de estos indicadores has tenido la oportunidad de observar? #689
    Arrate
    Participante

    Yo también tenía un caso similar. Una chica que sonreía (una sonrisa para nada natural ni acorde con el resto de la expresión facial) en las situaciones en las que estaba ocurriendo algo que no le parecía bien o que se estaba sintiendo incómoda. Necesité años de conocerla y verle en diferentes situaciones para saber que cuando aparecía la sonrisa, algo no iba bien. Además esta reacción aparecía ligada a un silencio total y mirada fija al adulto referente (siendo una chica verbal y además con muy buen nivel) que era su manera de expresar “ayúdame, algo me pasa”.

Viendo 6 entradas - de la 1 a la 6 (de un total de 6)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad